La sierra de Cabrera conforma un conjunto paisajístico de tan insólita variedad natural como desconocido.

Desde la lejanía, la primera impresión que nos ofrece es el perfil irregular lleno de crestas. Ya en ella, destacan sus diversos y abruptos paisajes, que van desde profundas ramblas a oasis de vegetación propios de lugares más lejanos.

Sus cumbres se elevan a más de 900 metros de altitud como los picos Arraez 919 m. y Mezquita 960 m. Sus entrañas albergan las mejores aguas de la comarca que brotan en múltiples manantiales y abastecen a las cortijadas que se asientan en la sierra y a los núcleos urbanos.

Sendero Macenas Cortijada cerca de Sopalmo

La Sierra posee un sobresaliente catálogo florístico con un gran número de especies endémicas: cambrones, palmito, lentisco, acebuche, retamas, espartos, tomillos, ...

Es el hábitat preferido por el jabalí, la tortuga mora, lagartijas, el zorro, la garduña. Las aves en la zona tienen su mayor exponente en el águila perdicera, de mediano porte y con vocación por los terrenos deforestados.

Sierra de Cabrera Mojácar pueblo subido en el monte, Garrucha en la costa

A estos valores naturales se suman los culturales ligados al medio, desde numerosas restos de construcciones que revelan la presencia morisca, destacando las alquerías, las casas de labranza, almazaras, hornos árabes de pan y cerámica y toda una serie de artilugios pensados para la extracción de agua como son los aljibes, molinos de agua, las balsas etc.

Estaremos alojados en el Hotel El Puntazo II *** en Mojácar Playa